sábado, 25 de junio de 2011

SOS para los payasos de hospital!

Soy de las que opina que hay que tener 'narices' para enfundarse la bata blanca, visitar a los niños que están en un hospital y utilizar la risa como herramienta terapéutica. Pallapupas hace eso desde hace 10 años, en 16 centros sanitarios.

La crisis y los recortes en salud, sin embargo, han puesto en peligro su labor y en julio dejarán de repartir sonrisas en el hospital Parc Taulí de Sabadell, donde 6.000 niños y niñas reciben cada año la visita de estos doctores-payasos. Para evitarlo, la entidad ha puesto en marcha una campaña de recogida de fondos.



La iniciativa de Pallapupas me parece magnífica. Es sencilla, clara en su mensaje, tiene un objetivo muy específico y, con pocos recursos y haciendo uso de las nuevas tecnologías, llega a la gente y la invita a participar.

jueves, 2 de diciembre de 2010

This is BCN (la chatarrera)

En camión, con un carrito del supermercado, con carro de la compra, en bicicleta arrastrando un pequeño remolque, o con artilugios como éste:

Son algunas de las formas de recoger chatarra en la ciudad. Impresiona ver a entre 20 y 30 chicos organizándose con sus carritos para ir a la chatarra. Impresiona ver cada vez más carritos atados a las farolas. Impresiona cuando te explican que la policía llegó con un responsable del supermercado que quería recuperar sus carros.

lunes, 29 de noviembre de 2010

En el ascensor

Subiendo al tercer piso de la Llar, coincido con Carlos:
- ¿Cómo estás? -le pregunto.
- Vivo.
Mi cara se convierte en algo así como 0_0.

Y continua: "No creas que ha sido tan fácil. A veces no nos damos cuenta de lo difícil que es".

Carlos vivió varios años en las calles de Barcelona. Desde hace dos tiene un hogar.

martes, 19 de octubre de 2010

Antonio está preocupado

Antonio está preocupado. Nos sentamos frente al campamento y empieza a contar: en la última feria no ganaron mucho, el motor de la furgoneta se volvió a estropear y hoy no sale a recoger chatarra.

Desde hace días tiene que arreglar varias cosas de la caravana y no entiende el mal humor y los reproches que últimamente hay en casa. Antonio está preocupado por cosas inmediatas, de hoy; por eso cuando le pregunto si piensa en el futuro abre los ojos como si no tuviera opción.

"Y qué tal en el cole?", le pregunto. "Yo me esfuerzo pero parece que no lo suficiente para el profesor", responde. Y sonrio aliviada de que eso también le preocupe. Porque, aunque no lo parezca y tenga preocupaciones de mayor, Antonio tiene 16 años.

viernes, 6 de agosto de 2010

Palabreando

- Vamos a ver, cuál de vosotras me dice una palabra que tenga las cinco vocales.

Silencio. Nos miramos. Somos una maestra y dos periodistas. Levanto la mano entusiasmada.

- Lo tengo: murciélago.

- Esa es la que todo el mundo sabe. Decidme más.

Volvemos a pensar y -espero que por el ruido del ir y venir de la gente en el Centro Abierto- no damos con ninguna palabra.

- Colúmpiate. Aurelio. Numerario. Eucalipto. Hipotenusa. Y la mejor de todas: educación. Con cinco 'e': entretenerse. Con cinco 'i': dificilísimo.

En cinco minutos nos ha dado un buen repaso. La otra periodista y la maestra se van. Sonrío, le coloco bien la gorra y nos sentamos a mirar un reportaje sobre pobreza publicado hace poco y en el que aparece como protagonista.

- "Si hay algo que no querías que saliera o que no es correcto, dímelo. Explica que tienes 70 años, que llegaste a Cataluña de pequeño y que fuiste barbero. También dice que pasaste 10 años en la cárcel por robo y que ahora tienes una pensión de 300 euros."

"Está bien", responde. Sus ojos ya no sonríen como siempre. Y entonces me coge bolígrafo, no para escribir versos o juegos de palabras como hace muchas veces, sino para dejar su voz junto al reportaje: "Yo he cumplido prisión y mi paga no me da". Nos levantamos, salimos, nos abrazamos y nos vamos cada uno por su lado.